30 September 2016

UN AÑO SIN COMPRAR ROPA: RESUMEN SEPTIEMBRE


Y Septiembre llegó…para marcharse 30 días después sin dar muchas explicaciones y dejándonos un otoño que más bien parece verano. ¿Dónde está ese tiempo de chaqueta que tanto me gusta? Es gracioso porque, cuando me he reencontrado con conocidos en algún evento este mes, se sorprendían de que siguiera con ello. ¿Pensarían que ya habría sucumbido? ¿No me tomaban enserio? La verdad es que llegados a este punto, ya solo me quedan 3 meses para lograrlo, y no pienso arruinarlo todo por un simple caprichito consumista. De todos modos, como os he contado en otras ocasiones, cada vez me causan más rechazo las grandes tiendas. He llegado a la conclusión de que, cuando termine el reto, el 85% de mis compras en retail a partir de entonces serán de tiendas vintage y segunda mano. Es lo que más echo de menos y la manera de comprar que más me inspira: perderme en las tiendas de Malasaña o los mercadillos de fin de semana, sin saber los tesoros que puedo encontrar…¡es lo mejor! Mucho más barato, más sostenible y desde luego, te evita parecer uniformada como medio mundo. La mayoría de mis prendas favoritas en mi armario provienen de mercadillos y tiendas de segunda mano, espero poder hacer pronto mi vídeo “Haulternative”.
El otro día estuve pensando en ese rechazo que cada vez más me producen las grandes marcas como Zara, por ejemplo. (Sin hablar de cómo copian a diestro y siniestro y fusilan los diseños de jóvenes creativos…) El jueves venía de la fiesta de re-apertura de la tienda de Bershka en Gran Via, fiesta en la que duré 5 minutos porque a mi las raves con música pastillera un lunes por la noche no me seducen demasiado. La tienda estaba a rebosar de ropa y yo no paraba de pensar en toda la producción textil cuya maquinaria nunca descansa. Llegué a la teoría, mientras volvía a casa con dolor de cabeza, de que si ahora mismo se detuviera la producción de ropa para siempre, podríamos seguir vistiendo sin problema durante decenas de años más, e incluso estrenando prendas. ¿Qué opináis?

No comments:

Post a Comment