30 November 2016

UN AÑO SIN COMPRAR ROPA: RESUMEN NOVIEMBRE


¡Esto se acaba! Nunca pensé que un año fuera a pasarse tan rápido, pero así es. La melancolía típica que acecha cuando se va acabando el año se mezcla con la satisfacción de saber que he sido capaz de lograr mi promesa, de cumplir mi reto. Solo quedan 30 días, coser y cantar.
Con las Navidades llegará de nuevo el consumismo, por si no habíamos tenido suficiente con la pesadez del Black Friday…¿nos hemos vuelto locos? Aquel viernes intenté salir a dar una vuelta por Gran Vía y era imposible caminar. ¡Si había cola hasta en las tiendas de maquillaje! Lo de comprar por comprar se les está yendo a algunos de las manos, y no es sino otro síntoma de lo mucho que damos por hecho todas las cosas buenas que tenemos. Si nos dedicáramos a aprovechar lo que ya tenemos y a ahorrar para esos momentos que de verdad nos ilusionan, todo sería mejor. Solo hay que poner las noticias para ver como vivimos en una burbuja, ajenos a las desgracias que suceden en todas partes del mundo. “Pero claro, como mi ciudad no la están bombardeando, a mi no me importa.” Perdonad que me ponga tan intensita, pero es que a veces me asaltan estos pensamientos. Muchas noches, cuando me meto en la cama y me arropo con mi edredón nórdico mientras afuera está cayendo el diluvio, doy gracias por tener un techo, una cama caliente, unos padres, y comida en la mesa cada día. Cosas que damos por hecho y por las que mucha gente mataría.
Y en cierto modo todo esto está relacionado con el consumismo y con cómo no necesitamos tantas cosas, entre ellas, ropa. 

No comments:

Post a Comment