UN AÑO SIN COMPRAR ROPA: CONCLUSIONES DEL EXPERIMENTO


De todos los posts sobre el reto que he escrito, este es el que más ilusión me hace publicar. El post en el que os digo que…¡lo he logrado! :) 
El 2016 ha pasado volando y aquí estoy, muy contenta conmigo misma por haber llegado hasta el final con aquel propósito que comencé hace 365 días. Durante este año he aprendido muchas cosas, os las he ido contando estos meses en detalle en los resúmenes mensuales del experimento, pero me gustaría hacer un pequeño recap general de todas mis conclusiones…
NO NECESITAMOS TANTO: No necesitamos tanta ropa, y muchísimo menos estar consumiendo todo el tiempo. Hace poco escuché que con el consumo textil sucede la regla del 80-20, es decir, que el 80% de tiempo solo nos ponemos el 20% de nuestra ropa. Eso me hizo pensar y darme cuenta de que, aun habiendo estado un año sin comprar ropa nueva, he usado muchísimas prendas favoritas on repeat, mientras que otras ni las he tocado. 
BOOST DE AUTOESTIMA: Durante este año he aprendido a quererme más, a valorar más mi cuerpo y a no compararme ni menospreciarme basándome en la imagen que me devuelva el espejo de un minúsculo probador. Intentar enfundar mis generosos muslos en lo que Amancio dice que es una talla 40 (spoiler alert: eso no es una 40) era una tortura y un asedio a mi autoestima cada vez que intentaba, por ejemplo, comprarme unos pantalones. No tener que luchar con las tallas cambiantes de mil tiendas ha sido un alivio del que pienso seguir disfrutando mucho tiempo y del que he salido reforzada. 
SE EXTIENDE A OTROS ASPECTOS DE TU VIDA: Cuanto menos complicas tu vida, más feliz eres. O al menos así pienso yo. Por eso he intentado llevar esa simplicidad a otros aspectos de mi vida, como el maquillaje. Me di cuenta de que tenía demasiado, de modo que he reducido drásticamente mi colección de productos beauty hasta meterlos en una pequeña cajita, como os conté en este post, y pronto grabaré un vídeo para mi canal.
CREATIVIDAD A TOPE: Antes de este reto, mi pasión por las manualidades estaba un poco dormida. Me había acomodado a comprarlo todo hecho o a no plantearme como podía mejorar algo, simplemente lo adquiría. Este año me he visto “obligada” a darle caña a mi imaginación y a crear y combinar a partir de lo que ya tenía en mi armario, y no puedo estar más contenta. Estimulas la mente, te relajas mientras realizas tu DIY y luego luces algo único y que te ha costado muy muy poco. Echaba de menos esos tiempos, como cuando comencé a escribir y leer blogs y me alegra mucho haber recuperado ese espíritu.
UNA MANERA DIFERENTE DE VIVIR: Ahora soy un poquito más crítica con las marcas que antes compraba ciegamente. El visionado de ciertos documentales como el famoso The True Cost y las noticias que leo en páginas web de referencia como ITfashion Fashion Revolution han hecho que abra los ojos y me de cuenta de que las cosas se pueden hacer de manera diferente. Compartir, intercambiar, reciclar, crear…hay tantas posibilidades y tanta gente que comparte esta filosofía que es bastante alentador.
AHORRO: Quizás es la parte más obvia de todo esto, el ahorro que supone estar un año entero sin comprar ropa, calzado ni accesorios. Ya tengo mi billete de avión comprado para visitar por primera vez Inglaterra, algo que siempre he querido. Y he comenzado a ahorrar para independizarme con mi novio.
También quería compartir muchos de los looks que he llevado durante este año. Vais a ver como se repiten muchas prendas, y aunque debería haberme hecho muuuuchas más fotos, ¡algo es algo! He podido sacar mi lado de Estilista y no aburrirme con mi armario ni un solo día.






























¿Y AHORA QUÉ?
Repasando todas estas fotos me entra la nostalgia pensado en lo emocionante que ha sido este reto, y sé que cuando vuelva a entrar en probador de una tienda o a pagar en caja, me voy a sentir muy muy extraña, así que supongo que inconscientemente retrasaré ese momento todo lo que pueda. Durante el 2016 he combinado, he cosido, he intercambiado, he donado, he customizado…y ese espíritu y esa forma de entender la moda se va a quedar conmigo para siempre.
Espero no haberme dejado nada en el tintero, eran muchas las emociones que quería expresar… Además he grabado un vídeo que podéis ver en mi canal de Youtube. 



Y no quiero despedirme de este mega-post sin agradeceros todo vuestro cariño y comentarios en redes sociales durante este reto. Ha sido muy interesante. Es una experiencia que nunca olvidaré (quizás cuando tenga una hija y me pida dinero para ropa, le soltaré un “Tu madre estuvo un año sin comprar ropa y no se murió, ¿sabes?”) ¡Feliz año nuevo y que sigamos cumpliendo nuestras metas! 

No comments:

Post a Comment